Puntualizando la EA, lo más pronto posible

Uno de los mayores problemas de la espondilitis anquilosante es el tiempo que se necesita para estar seguro de que realmente la padece. El problema es que, en sus primeras etapas, los síntomas de espondilitis anquilosante pueden parecerse a una serie de problemas menos graves. Es muy fácil atribuir un poco el dolor bajo de espalda a la bolsa pesada de ayer o a la incómoda posición para dormir la noche anterior.

Pruebas tales como análisis de sangre o una resonancia magnética pueden confirmar la presencia de la condición, pero es muy poco probable que su médico las lleve a cabo durante un control rutinario de la salud. Entonces, ¿cómo puede saber si los dolores y las molestias podrían ser más de lo que parecen?

El Dr. Shashank Akerkar, Consultor reumatólogo y colaborador de Muévete Libremente ha creado un vídeo y comparte algunas preguntas dirigidas a cualquier persona preocupada de que su dolor de espalda puede ser EA:1

Video creado por el Doctor S Akerkar

¿Usted sufre de rigidez en la espalda por la mañana y / o dolor de espalda en la noche? 1,2

A todos nos suena un poco el cuerpo al entrar o salir de la cama, sin embargo, si se siente rigídez por más de 30 minutos después de levantarse, o si hay desvelo a causa del dolor de espalda, ambas son advertencias a las que vale la pena ponerle atención.

¿Su dolor se alivia con el ejercicio, pero no con el descanso? 1,2

El dolor de la EA proviene de las articulaciones rígidas. Con esto en mente, aunque es muy tentador descansar sus dolores, el permanecer sentado puede causar simplemente que se congele aún más. Esta es la razón por la que su dolor de espalda tenderá a ser peor justo después de levantarse, pero disminuirá una vez que se haya levantado.

Si la clave para aliviar su dolor no es poner los pies en alto, sino moverlos de nuevo, entonces podría ser  EA.

¿Siente dolor en los gluteos que se desplaza de un lado a otro? 1,2

Si usted se encuentra cambiando de un lado a otro a la hora de trabajar o ver la televisión, no asuma que es por la silla que es incómoda. La EA a menudo causa inflamación en las articulaciones sacroilíacas (los lugares donde las piernas se unen a la pelvis) y este dolor se puede sentir en los músculos alrededor de ellas.3

¿Están sus articulaciones a menudo con dolor y / o visiblemente hinchadas? 1,2

La hinchazón visible en las articulaciones como las rodillas y los tobillos puede ser uno de los primeros signos claros de EA. Inflamaciones similares se pueden observar en el talón donde los tendones o ligamentos se unen al esqueleto. Esta es una condición conocida como entesitis y es una característica clave de la EA.

La inflamación puede también afectar a los dedos de manos y pies enteros, una característica conocida como dactilitis o "dedos en salchicha" (que le debe dar una idea bastante clara de lo que debe buscar).

¿Ha sido diagnosticado con cualquier condición asociada con EA?1,2

Si está en la búsqueda de la EA, es probable que se mantenga alerta con los problemas de espalda, pero hay otras condiciones, aparentemente no relacionadas, asociadas con un mayor riesgo. Éstas incluyen:

  • artritis reactiva,
  • uveítis (enrojecimiento e inflamación del iris, la parte coloreada del ojo)
  • psoriasis en la piel
  • trastorno inflamatorio del intestino (enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa)

¿Tiene antecedentes de estas condiciones relacionadas en su familia?1,2

No es sólo el estado de su salud el que podría proporcionar pistas sobre la presencia de la EA. Los antecedentes familiares de la enfermedad en sí misma constituyen una señal clara, pero también vale la pena buscar condiciones relacionadas en su árbol genealógico.

Las condiciones asociadas de las que se ha hablado en la pregunta anterior tienen vínculos genéticos con la EA por lo que, incluso si no las tiene, el hecho de que su padre o su abuela - incluso su tío –las tengan, podría apuntar a un mayor riesgo de EA 4

Creo que puedo tener EA - ¿cuál es mi siguiente paso?

El estar ante la posibilidad de un diagnóstico de EA es, obviamente, una perspectiva aterradora. Sin embargo, cuanto antes la detecte, cuanto antes se puede hacer frente a ella y tendrá un menor poder sobre usted. Si usted está experimentando cualquiera de los síntomas que hemos hablado, tome control tempranamente y hable con su médico.

Una vez que tenga la cita, hay algunas cosas que usted puede hacer para prepararse, para ayudar a su médico a llegar a la raíz del problema lo más rápidamente posible:

  • Anote los síntomas precisos que está experimentando y la frecuencia con que los tiene
  • Piense en qué momento el dolor es peor y lo que parece aliviarlo
  • Tener una visión profunda de su historia familiar para que pueda dar a su médico una lista completa de todas las condiciones relacionadas con la EA presente en su parientes más cercanos y queridos.

¿Quieres más consejos sobre cómo hablar con su médico acerca de la EA? ¿Por qué no también echa un vistazo a nuestro artículo escrito por el Dr. Ronan Kavanagh sacando el máximo provecho de su cita?

 

Este artículo fue escrito por uno de los expertos residentes en EstavidaconEA.com. Un sitio social que ayuda al conjunto de la comunidad con EA a: Aprender. Compartir. Inspirar. Discutir.

 

1. Rudwaleit M et al. Ann Rheum Dis 2004;63:535–543

2. Swiss Ankylosing Spondylitis Association AS Screening Questionnaire

3. Malaviya AP and Ostor Aj. Practitioner. 2011; 255: 21-4, 2.

4. Sheehan NJ J R Soc Med 2004; 97: 10–14.

 

GLDEIM/AIN457A/0334

De vuelta a los básicos

Haciendo de la EA una enfermedad visible

Encuentre Apoyo

Asuma la EA con un ejército detrás suyo. Los grupos de apoyo a pacientes están ahí para celebrar con usted los buenos momentos y ayudarlo a levantarse de los malos. Ellos también son lugares grandiosos para obtener un consejo práctico sobre vivir con EA.

Ver más