Vitaminas y EA

Venta de suplementos

Los beneficios de una buena dieta han sido un tema favorito de los padres y de las campañas del gobierno desde el desde el principio de los tiempos. Hemos tomado claramente el consejo de corazón, con el 50% de la población estadounidense tomando vitaminas y suplementos de hierbas, a un costo de US$ 21 billones. Eso es casi cuatro veces el presupuesto anual de las Naciones Unidas - y una gran cantidad de pequeñas tabletas

Sin duda, tomamos vitaminas con las mejores intenciones, pero ¿qué evidencia hay de que tienen efectos positivos? Algunos consideran los suplementos vitamínicos como innecesarios para las personas sanas con buenas dietas, pero ¿qué pasa con las personas con espondilitis anquilosante (EA)? En caso de estar tomando una tableta más? Si usted tiene EA, cuan vital son las vitaminas - y dónde está la ciencia para probarlo? Muévete Libremente se pone su bata de laboratorio y va a investigarlo ...

 

Una A + para la vitamina D

Una búsqueda rápida revela que, cuando se trata de EA, la vitamina D sin duda recibe un premio estrella de la popularidad. Domina el campo de la investigación sobre las vitaminas para la EA. Tal vez eso no es de extrañar; la vitamina D es clave para mantener los huesos sanos (provoca raquitismo en las personas que carecen de ella)1 y su deficiencia es el principal sospechoso en una serie de enfermedades autoinmunes.2

Hay varios estudios que muestran niveles significativamente más bajos de vitamina D en las personas con EA, en comparación con la población general.3Los casos más severos de la enfermedad han, en algunos casos, por lo menos, demostrado que corresponden a niveles aún más bajos de vitamina D.3

Así que, tomar suplementos de vitamina D ayudan con la EA? Los expertos no saben todavía. Cavando un poco más profundo se revelan más respuestas al por qué, pero más acertijos también. Parece que hay una relación tipo “huevo y la gallina” entre la EA y la vitamina D, con investigadores todavía trabajando para determinar si los niveles más bajos de vitamina D son la causa de la EA o al revés.4,5 Ha habido un llamado para realizar ensayos con el objeto de investigar si la administración de vitamina D a las personas con EA ayudaría a su enfermedad,2 pero ninguno se ha publicado todavía. Con suerte, con más tiempo - y mucha más investigación - algunas respuestas más concretas surgirán.

Suplementos

En al menos un estudio, por el contrario, los suplementos han demostrado mejorar los síntomas de la EA. La adición de suplementos omega-3 ayudaron a reducida la actividad de la enfermedad en un estudio escandinavo.6 Por desgracia, fue un estudio pequeño, sólo examinó nueve pacientes en cada grupo de tratamiento. Incluso los propios autores hicieron hincapié en la necesidad de un estudio mayor en el futuro.6

En la actualidad, cuando se habla de EA y vitaminas, la vitamina D parece haber estado ocupando la mayor parte del tiempo de los investigadores. Todavía hay algunos estudios pequeños, sin embargo, entre ellos uno que muestra niveles más bajos de vitamina A en personas con EA.7 Este hallazgo está respaldado en un segundo estudio pequeño que mostró niveles más bajos de las vitaminas C y E también.8 Sin embargo, cuando se trata de ciencia sólida respaldando al uso de las vitaminas en la EA, la evidencia es aún pequeña.

Involucrarse en su tratamiento

Si la evidencia parece escasa, no se descorazone demasiado - que podría haber una gran diferencia entre no ser efectiva y no haber sido investigada. Lo que está claro es que los pacientes se benefician de obtener un papel activo en la forma de manejar su EA, ya sea cambiando su dieta, manejando más activamente los síntomas o tomando una mayor participación en las decisiones clínicas. Esta llamada 'autogestión', se ha demostrado que tiene efectos positivos sobre la calidad de vida y el estado de la enfermedad para las personas con enfermedades crónicas.9,10

No está claro si los suplementos de vitaminas entran en esta categoría, pero al auto-motivarse lo suficiente como para involucrarse en su propio tratamiento, suena como un lugar positivo para empezar. Tal vez, después de algunas investigaciones propias (y con el consejo de su médico u otro profesional de la salud), pueda encontrar una manera de gestionar activamente su condición y que esta funcione para usted.

Este artículo fue escrito por uno de los expertos residentes en muevetelibremnete.com. Un sitio social, que ayuda al conjunto de la comunidad con EA a: Aprender. Compartir. Inspirar. Discutir.

 

1. Galesnu C, Mocanu V. Red Med Chir Soc Med Nat Iasi 2015; 119:310–318.
2. Antico A et al. Autoimmun Rev 2012; 12:127–136.
3. Zhao S et al. Rheumatology (Oxford) 2014; 53:1595–1603.
4. Urrticoechea-Arana A et al. Arth Red Ther 2015; 17:211–220.
5. Pokhai GG et al. Rev Bras Reumatol 2014; 54:330–334.
6. Sundstrom B et al. Scand J Rheumatol 2006; 35:359–362.
7. O’Shea FD et al. J Rheumatol 2007; 34:2457–2459.
8. Nazirogu M et al. Clin Biochem 2011; 44:1412–1415.
9. Franek J. Ont Health Technol Assess Ser 2013; 13:1–60.
10. Iversen MD et al. Ann Rheum Dis 2010; 69:955–963.

GLDEIM/RHEUM/0034

App destacada: Craftsy

App destacada: Deliciously Ella

Encuentre Apoyo

Asuma la EA con un ejército detrás suyo. Los grupos de apoyo a pacientes están ahí para celebrar con usted los buenos momentos y ayudarlo a levantarse de los malos. Ellos también son lugares grandiosos para obtener un consejo práctico sobre vivir con EA.

Ver más