No estamos solo trabajando con las piernas

Háblenos de la fisioterapia, para las personas que no están familiarizadas con lo que haces

Para decirlo de manera muy sencilla, los fisioterapeutas son expertos en el movimiento humano, el ejercicio y la actividad física. Fisioterapia – o terapia física como se le conoce en algunas regiones, como en América del Norte - es la ciencia de traer de nuevo el movimiento y la función a los cuerpos de las personas que lo han perdido.1

A veces la fisioterapia ayuda a traer el movimiento de un brazo o una pierna después de una lesión - tal vez un esguince de tobillo por la práctica de un deporte o una fractura después de un accidente. Otras veces, la fisioterapia ayuda con el tratamiento de condiciones de más largo plazo, como la esclerosis múltiple, la osteoporosis, la artritis reumatoide y, por supuesto, la EA.

¿Así que la fisioterapia puede ser útil para las personas con EA?

Absolutamente sí. De hecho, existe un acuerdo entre los expertos internacionales de que la fisioterapia es la piedra angular del manejo de la EA.2 Para algunos, la fisioterapia ayuda a disminuir el dolor y a aumentar la movilidad en la zona lumbar y la columna vertebral. Aunque la fisioterapia sola no detiene la progresión de la EA, puede trabajar junto a otros tipos de tratamientos médicos - como las drogas, por ejemplo - para ayudar a tratar los síntomas de la enfermedad y a maximizar la función. La combinación de ejercicio y tratamientos con medicamentos puede producir mejores resultados que solo el ejercicio o el tomar medicamentos.3

En la consulta inicial, el fisioterapeuta llevará a cabo una evaluación exhaustiva - esto permite que los tratamientos puedan ser adaptados para el individuo. Un programa de fisioterapia para la EA podría incluir una serie de ejercicios terapéuticos - por ejemplo, de rango de movimiento y ejercicios de estiramiento dirigidos al movimiento alrededor de la columna vertebral y el cuello. Un programa equilibrado también podría incluir ejercicios de fortalecimiento muscular, reentrenamiento postural y ejercicios aeróbicos como la natación o el ciclismo. Consejos prácticos y educación son también componentes importantes del servicio de fisioterapia.

 

“La fisioterapia es la piedra angular para el manejo de la EA”

¿Hay una gran cantidad de investigación por ahí para apoyarlo?

Vemos a mucha gente con EA en nuestra clínica, que son muy positivos acerca de sus experiencias. Y hay un cuerpo de investigación en evolución también por ahí.4,5 Es importante destacar que no se han reportado efectos nocivos de la fisioterapia - más bien una serie de beneficios potenciales. Estos incluyen la reducción del dolor y la rigidez, el mejoramiento del movimiento de la espalda y la nuca y una disminución en la actividad de la enfermedad.4

Los beneficios potenciales de la fisioterapia se extienden más allá de las mejoras físicas.4 Las personas con EA a menudo nos dicen que, con el ejercicio regular, mejora su salud mental, duermen mejor y experimentan menos fatiga durante el día. Consiguen una "sensación de bienestar" del ejercicio, y esto se traslada a otros aspectos de su vida - como el trabajo o el tiempo con la familia.

El ejercicio bajo la supervisión de un fisioterapeuta, o como parte de un grupo de ejercicios de fisioterapia-conducida, puede llevar a mejores resultados en comparación con el ejercicio solamente.4,5

¿Por qué no se utiliza más a menudo la fisioterapia?

El papel que juega la fisioterapia en el tratamiento depende del sistema de salud donde vive y los consejos que su médico le da. Tanto las organizaciones europeas como las norteamericanas han publicado directrices internacionales que, como parte de una serie de recomendaciones, apoyan firmemente el uso de la fisioterapia supervisada para personas con EA activa.2,6

¿Y si quiero la fisioterapia?

La fisioterapia puede realmente ayudar a manejar la EA. Sin embargo, una buena dosis de compromiso personal y tiempo - se necesitan – y a veces de dinero. Hable con su médico acerca de la fisioterapia adecuada y disponible para usted en su parte del mundo.

Este artículo fue escrito por Tom O'Dwyer y la Dra. Fiona Wilson, con la ayuda de los expertos residentes en muevetelibremente.com. Un sitio social, que ayuda al conjunto de la comunidad con EA a: Aprender. Compartir. Inspirar. Discutir.

 

1. World Confederation for Physical Therapy, 2011. “Policy Statement: Description of physical therapy”. Available at http://www.wcpt.org/policy/ps-descriptionPT
2. Braun J et al. Ann Rheum Dis 2011; 70:896-904.
3. Lubrano E et al. Semin Arthritis Rheum 2015; 44:542-50.
4. O’Dwyer T el al. Rheumatol Int 2014;34:887-902.
5. Dagfinrud H et al. Cochrane Database of Syst Rev 2008; CD002822.
6. Ward MM et al. Arthritis Rheumatol 2015 Sep 24: doi 10.1002/art.39298. [Epub ahead of print].

GLDEIM/RHEUM/0036

El poder de los perros

Sin culpas

Conozca a Fiona y Tom

author

Dra Fiona Wilson

Fisioterapueta

author

Tom O’Dwyer

Fisioterapueta

LaDra Fiona Wilson es Asistente de Profesor en el Trinity Collefe de Dublín y está calificada como fisioterapeuta; con 25 años de experiencia en clínica e investigación. Ella trabaja con Tom O’Dwyerun practicante de fisioterapia, con 6 años de experiencia clínica internacional, está estudiando un PhD denominado “Actividad Física y Fitness en Espondilitis Anquilosante”

Among a range of shared research interests, together they’re investigating the positive effects of physiotherapy for people with AS.

Conozca a más expertos

Encuentre Apoyo

Asuma la EA con un ejército detrás suyo. Los grupos de apoyo a pacientes están ahí para celebrar con usted los buenos momentos y ayudarlo a levantarse de los malos. Ellos también son lugares grandiosos para obtener un consejo práctico sobre vivir con EA.

Ver más